WHAT'S NEW?
Loading...

Japón Vive, Vive Japón

Aquí es donde se une la UNAM y el Politécnico, la jarocha y la chilanga, la jazzista, la rockera, la cantante de pop, la de ópera, el flautista y el chelista, en la sala Nezahualcoyotl de el recinto cultural de Ciudad Universitaria, esta noche, la del 31 de marzo a las 20:30 horas en un llamado a concientizar sobre la situación de nuestros hermanos japoneses.

Tuve la oportunidad de asistir junto con mi buena amiga Aracely a un concierto cuyas ganancias serán destinadas a reunir fondos para quienes en este momento nos necesitan, "Aquí no hay diferencias entre Haití y Japón, no existe primer, segundo o tercer mundo, sólo existe la necesidad".. dijo sabiamente la presentadora del programa en el arranque de este evento, haciendo varias reflexiones como esta a lo largo del programa, cabe destacar que también mencionó que si es que no se refleja en la cara de los japoneses el dolo que en otros desastres hemos percibido, no es porque no estén sufriendo, es porque su cultura les indica esta manera silencionsa y a mi punto de vista heróica de llevar el dolor, en calma y sin gritos, sin mostrar su desesperación, sin preocupar a otros... eso también me lo había explicado mi prima Claudia, cuando hicimos una reflexión sobre lo que está sucediendo en este lejano país hace ya dos semanas.

Me da gusto poder contribuir un poco con aquella nación que a mi juicio ha hecho tanto por el mundo, y nos ha dado un ejemplo de honor, paz y enteresa, sobre todo en esta situación de dolor, en medio de la cual, a nadie le cabe la menor duda de que veremos NACER EL SOL NUEVAMENTE.

Hablando un poco más del programa, tuve la oportunidad de conocer a la primera directora de orquesta mexicana, la directora artística de la orquesta sinfónica del Instituto Politécnico Nacional, Gabriela Días Alatriste, quién a la batuta de su equipo nos deleitó con un mágico Jazz compuesto por una mexicana, no había escuchado una interpretación de este tipo de un Jazz este arreglo me sonó fascinante.

Destacó también la presencia de Asaf Kolerstein, quien además de regalarnos un solo de Chelo, le hizo compañía al maestro Horacio Franco y a Iraida Noriega. Y hablando de Horacio Franco, este extravagante hombre a quien no conocía, de cuerpo atlético, camisa roja sin abrochar, pantalón blanco y unos zapatos plata que destacaban entre los colores negros de la vestimenta de los demás asistentes, se presentó primero dirigiendo al coro Madrigalistas de Bellas Artes, para después regalarnos una sólo de flauta de una melodía clásica japonesa y para acompañar en la canción Azul a quien cargó en sus brazos, según ella mismo lo dijo, a la veracruzana Natalia Lafourcade.

Mucho se necesita para que una cantante pop sea contemplada en este tipo de eventos, y es que Natalia y Ely son un caso especial, la chaparrita jarocha nos deleitó autoacompañándose con el piano, mientras que Ely Guerra fue la decepción de la noche, o mejor dicho, la decepción de la noche fue que a pesar de ser anunciada en el programa estaba en ese momento en Bellas Artes, y lo único que tuvimos de su magnífica voz fue un fragmento de menos de dos minutos de una canción que cantó desde dónde estaba en un enlace en vivo "gracias a la tecnología", aunque pienso que nadie del público estaba agradecido, ya que no tuvimos la oportunidad de verla en el escenario de madera.

Y como "Ésto no se acaba hasta que canta la gorda", como dijera Bart Simpson, la penúltima interpretación nos la regaló la soprano María Luisa Tamíz, con su mágica y reluciente voz interpretando primero la ópera de Sansón y Dalila y posteriormente una de las joyas del canto popular mexicano, "Amorcito corazón" en compañía de la orquesta.

En lo particular disfruté mucho la intervención de Iraida Noriega quien nos deleitó con una composición muy sentida en la que replicó varias veces su voz para ser la primera, segunda y tercera voz de una canción a quien ella misma dio vida. También me gustó mucho la presencia de otro jarocho, a quien ella interpretó, se trata del maestro Gavilondo Soler (Cri-Cri) que acojido por la voz de esta mujer en un perfecto arreglo de piano de la canción "Muñeca Fea", y la mezcla de una de sus letras que creó para su hijo con una melodía que siempre me hace llegar a las lágrimas "Di porque, dime abuelita...", que me llevó al lado de mi amada abuelita Consuelo.

El concierto cerró con una interpretación de todos los participantes de una composición que fue, según ellos, ensayada ese mismo día, y en la que Iraida Noriega y Natalia Lafourcade reían un poco, creo que se equivocaron jeje...

Amo la música, no nací con el talento de poderla crear, pero nací con la gran bendición de poderla disfrutar, y puedo decir que en lo personal "no podría explicar mi vida sin la música", como dijo mi amigo Frank, y que esta noche acústica estuvo llena de magia y grandes intérpretes, unidos de todo corazón para que nuestro canto mexicano se escuche hasta japón, lo que fue una desgracia es que asistió muy poca gente, eso hace que nuestra aportación quizá sea muy pequeña, pero habrá venido desde nuestra alma... desde el ombligo e la luna hasta el país del sol naciente.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios Aquí =D